Saltar al contenido

Radiografía del comercio de proximidad en Valladolid: incertidumbres y retos en 2024

El momento actual, la clausura de negocios, locales cerrados, Internet, las rebajas, las grandes superficies, horarios, salario mínimo… los comerciantes responden

El comercio tradicional en Valladolid lucha por sobrevivir. Internet, las grandes superficies, la libertad en rebajas, los horarios ampliados? son solo algunos de los retos contra los que tienen que enfrentarse en su día a día. Pero muchos de los comerciantes son optimistas por naturaleza y creen en sus fortalezas: la calidad de sus productos y una atención personalizada, que se ofrece como un servicio que las grandes superficies o la venta online no tienen.

TRIBUNA VALLADOLID quiere trazar una radiografía de cómo es el estadio actual del comercio de proximidad de Valladolid de la mano de las dos agrupaciones comerciales más importantes de la ciudad: Agrupación Vallisoletana de Comercio (Avadeco) y Federación de Comercio y Servicios de Valladolid y Provincia (Fecosva).

MOMENTO ACTUAL DEL COMERCIO EN VALLADOLID

La secretaria general de Avadeco, María Balsa, cree que es un momento de «incertidumbre», especialmente en el comercio del centro de la ciudad. «La nueva apertura de Zara en el antiguo Corte Inglés puede traer movimientos en la calle de Santiago. El que una locomotora tan potente como Inditex apueste por el centro de la ciudad es significativo». Desde Avadeco creen que los comercios de los barrios, sin relevo generacional, seguirán cerrando locales cuando llegue la edad de jubilación de sus propietarios.

Para Jesús Herreras, presidente de Fecosva el comercio en Valladolid está en un estado de «transición». «El gran reto es la digitalización, además del relevo generacional que no llega».

CIERRE DE NEGOCIOS, LOCALES CERRADOS

Ninguna de las dos organizaciones comerciales es ajena al cierre de comercios de proximidad que se ha ido acentuando con el paso de los años. Desde FECOSVA aluden a un estudio de la Facultad de Comercio que cifraban en un 20-25% los locales que están cerrados en toda la ciudad, aunque puntualizan que no todos pertenecen al sector.

Por su parte, Avadeco cuenta con un estudio propio fechado en 2020 en el que concluían que en los tres últimos años había aumentado los locales vacíos pasando del 20 al 24%. Definían algunas calles en las que aumentaban los espacios comerciales sin uso, especialmente en la calle Labradores y Panaderos.

EL RETO DE INTERNET

El presidente de Avadeco, Rafael Monedero, cree que Internet debe ser «una oportunidad y un complemento» pero nunca el negocio principal para el comercio tradicional. En este sentido, Jesús Herreras (Fecosva) cree que «no se puede competir con las grandes plataformas». «Pero tenemos que cuidarlo, que sea nuestro escaparate; porque muchos clientes antes de acudir al comercio hacen una primera visualización en Internet», argumenta.

LA COMPETENCIA CON LAS GRANDES SUPERFICIES

En este sentido Rafael Monedero (Avadeco) hace una diferenciación entre grandes superficies: «Vallsur es una aglomeración de pequeños comercios en un entramado urbano; nosotros queremos iniciar una colaboración con ellos. Rio Shopping es otra cosa: está fuera de entramado urbano y desvía la actividad del comercio tradicional». A pesar de ello, Monedero es optimista y cree que las ciudades pueden estar recuperando el centro y lo ejemplifica con la llegada de ZARA a la calle Constitución y su salida de los centros comerciales.

Por su parte, desde Fecosva cree que Valladolid tiene exceso de grandes superficies y debería regularse, porque la «excesiva implantación de grandes superficies tiene un impacto en las ciudades».

REBAJAS

Cree Jesús Herreras, presidente de Fecosva, que las rebajas deberían ser reguladas para que no haya abusos. «Lo hemos venido pidiendo desde 2012 en las que se desregularizaron y creo que sería beneficioso para todo el mundo, también para el cliente».

Desde Avadeco se opina que en la actualidad «se confunde al público». «Yo no soy de prohibir, pero sí de organizar». «Hay una legislación muy laxa y no es posible que se rebaje un artículo que ya estaba en promoción, ¿cuál es su precio real entonces?», se pregunta el presidente de Avadeco, Rafael Monedero.

HORARIOS Y FESTIVOS DE APERTURA

Rafael Monedero es claro. Los horarios ampliados perjudican al pequeño comercio. El responsable de Avadeco cree que en las horas de menos afluencia, una gran superficie puede «modular» el personal, pero el comercio tradicional no. «Una planta en El Corte Inglés con diez trabajadores se puede reducir a dos en esas horas, pero en el pequeño comercio no se puede modular a 0,3», ejemplifica. Monedero dice que el comerciante está dispuesto a ampliar horarios en épocas puntuales donde las ventas aumentan pero no asumirlo por regla general. «Algo muy similar pasa con los festivos comerciales», concreta.

Desde Fecosva, por su parte, creen que está bien regulado y que es más que suficiente el horario comercial actual. Es más, Herreras dice que los locales de menos de 300 metros cuadrados tienen libertad de apertura as 24 horas del día y el comercio tradicional no usa esta posibilidad porque no es necesario.

LA SUBIDA DEL SALARIO MÍNIMO INTERPROFESIONAL

Rafael Monedero (Avadeco) dice que la subida de más de un 30 por ciento del salario mínimo interprofesional en los últimos años ha afectado, porque las categorías más bajas ya están «topadas». Desde Fecosva, Jesús Herrera cree que «exceptuando los niveles más bajos del convenio», los sueldos del resto de los trabajadores estaban por encima de estos niveles.

PREVISIONES PARA 2024

«Los clientes necesitan seguridad y certidumbres en las pensiones, en las hipotecas en el gasto energético? si eso está bien, el comercio también se beneficiará», asegura Monedero quien no se atreve a «aventurar qué va a pasar en 2024, porque eso sería saber más de política que de comercio».

Jesús Herreras (Fecosva) apuesta porque 2024 será, como ya ha ocurrido con 2023, un año para seguir recuperando los niveles anteriores al Covid. «La sociedad ha cambiado mucho estos años y nosotros tenemos que seguir adaptándonos, los que mejor lo hagan sobrevivirán, porque el comercio tradicional seguirá existiendo, en cuanto a que es un servicio que nos diferencia de la venta online y de las grandes superficies».

Fuente: Tribuna de Valladolid

AGECU - Asociación Española para la Gerencia de Centros Urbanos