Saltar al contenido

Situación de las pymes durante la campaña de rebajas de enero

Desafíos y cambios en las rebajas impacto en el comercio tradicional

De manera tradicional, la fecha de lanzamiento de la campaña de rebajas en el comercio solía coincidir con el 7 de enero. Sin embargo, a partir de la desregulación de las rebajas en el año 2012, muchas cadenas comerciales y marcas comenzaron a lanzar carteles de descuentos y rebajas incluso antes de la finalización del año 2023.

 Esta tendencia, según la Confederación Española de Comercio, viene a desvirtuar el objetivo de las rebajas, que tiene que ver con la salida del stock acumulado durante el año. Además, según el organismo, los comercios de formato pequeño son los más perjudicados por este nuevo modelo de rebajas. Según datos que aporta la propia CEC, el 90% de los autónomos y pymes del comercio tienen previsto esperar a la finalización de la campaña de Navidad para el inicio de sus rebajas.

Sin embargo, esta cifra podría disminuir debido a la presión que las grandes cadenas comerciales ejercen adelantando sus propias campañas de descuentos. Esta presión podría inducir a muchos pequeños comercios a adelantar sus propias campañas para no perder ventas durante los primeros días de rebajas, un periodo que se considera crucial en esta campaña comercial.

¿Es necesaria una regulación sobre las rebajas?

Según la CEC, existe la necesidad urgente de volver a un modelo regulatorio en el que se garantice que los comercios puedan tener períodos de venta ajustados a márgenes justos durante tiempos concretos, limitados y suficientes. Esto, siempre según el organismo, sería un pilar clave para la defensa de la rentabilidad de los negocios comerciales de pequeño y mediano formato ante las campañas de rebajas.

El organismo considera que este modelo actual no solo perjudica a las empresas, sino también a los consumidores, ya que el baile de fechas que se genera alrededor de las nuevas campañas de rebajas, junto al baile de precios y descuentos, acaba por crear confusión y desapego en el usuario medio, que no sabe cuál es el momento idóneo o cuáles son los periodos de rebajas más adecuados realmente para su bolsillo.

Previsiones tras la campaña de Navidad

La campaña de Navidad, que se considera relativamente positiva en este año 2023, con un aumento sobre las ventas en 2022, especialmente en el apartado de comercio dedicado al equipamiento personal, hace que la esperanza depositada en las campañas de rebajas apunte a un aumento del 5% en las ventas respecto al año anterior.

Si se mantiene la tendencia de los años anteriores, estamos hablando de una campaña breve en la que las ventas se concentran en las dos primeras semanas de la campaña y que progresivamente va perdiendo impacto sobre las ventas en los comercios.

En cierto modo, las rebajas de invierno han venido a mezclarse con los periodos de descuentos y promociones encadenados a lo largo de todo el año, perdiendo de este modo cierto sello de identidad propio, como el momento adecuado del año para obtener buenos precios o descuentos sobre los productos que se desea adquirir.

El comercio de proximidad mantiene una previsión de gasto medio por cliente alrededor de los 80 €. En esta previsión no se refleja tanto el aumento de venta como el efecto del aumento de precios debido a la inflación. Este factor, también, va a ser protagonista en la actual campaña de rebajas, ya que no se esperan grandes descuentos en buena medida debido a los sobrecostes que limitan los márgenes de ganancia para los comerciantes.

El papel del comercio de proximidad en las rebajas

Desde la Unión de Asociaciones de Trabajadores Autónomos y Emprendedores también se hace especial hincapié en el apoyo explícito al pequeño comercio. Esta organización resalta la importancia del pequeño comercio como el más sostenible dentro de los diferentes modelos de consumo, ya que, entre otros motivos, cumple con los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Este tipo de comercio fomenta una economía local más fuerte y contribuye al desarrollo comunitario. Además, al enfocarse en productos locales y de proximidad, reduce la huella de carbono asociada a la distribución de mercancías. Sin embargo, este sector, siendo realmente estratégico, no solo se ve sometido a la presión de los grandes comercios, sino también compite con un modelo de consumo donde las ventas a través de Internet aumentan paulatinamente su peso.

Este incremento se debe fundamentalmente a la inmediatez en los envíos y a la implantación del modelo de compra remota, que ofrece una comodidad y variedad que a menudo el pequeño comercio no puede igualar.

Fuente: Cinco Días

AGECU - Asociación Española para la Gerencia de Centros Urbanos