Saltar al contenido

Un 64% de compradores de la región metropolitana no vendrían los domingos a Barcelona sin coche

El informe sobre los efectos de las aperturas comerciales los domingos (de mayo a septiembre ) en la Zona de Gran Afluencia Turística (ZGAT) ha puesto sobre la mesa que los ingresos generados por el turismo esos festivos (306 millones en 2023) se perderían en un 75% de los casos si las tiendas cerrasen, pero también ha desvelado los hábitos de los desplazados a las zonas de compras. Aunque el transporte público es clave para la afluencia de barceloneses a la zona (solo un 4% llega en coche), en el caso de los visitantes de la región metropolitana que llegan en coche hasta un 64% afirman que no iría a la capital catalana en domingo si no pudiese utilizar su vehículo para ello.

El presidente de Barcelona Oberta, Gabriel Jené, entidad que ha impulsado el estudio externo ‘Importancia de la ZGAT para la economía de Barcelona: Efectos sobre el comercio, la demanda y la ocupación’ , ha utilizado este dato para reivindicar que el ayuntamiento no ponga más «trabas» al acceso en coche al centro de la ciudad. La encuesta realizada señala que el 45% de los visitantes de otros municipios se desplazan con su vehículo, y dos tercios dejarían de venir. «Hay que hacer una reflexión profunda, sabemos que hace falta un transporte público potente, pero hay que tener en cuenta la importancia del coche» para la economía de la ciudad, ha insistido.

Experiencia peor

«La experiencia de visita al centro es cada vez peor, a quienes vienen por placer y compras (en coche) no se les pone fácil», ha lamentado.

De hecho, uno de los autores del informe, Josep Maria Marco, experto en retail turístico, ha enfatizado que el transporte público para llegar al centro de Barcelona funciona dentro del límite de los desplazamientos de media hora, pero no para trayectos superiores. Ello lleva a elegir el coche como única opción para desplazarse a la ciudad desde numerosos municipios, ha relatado.

Las politicas de recorte de la movilidad, con menos carriles en calles del Eixample y pacificaciones, han sido motivo de críticas y acciones judiciales por parte del comercio de las zonas turísticas, aglutinado en Barcelona Oberta. Jené ha aprovechado los datos para pedir más flexibilidad en materia de movilidad privada.

Fuente: El Periódico

AGECU - Asociación Española para la Gerencia de Centros Urbanos