Saltar al contenido

El comercio de Cádiz se marca como objetivo recuperar a los clientes de la provincia

La marcha de marcas nacionales ha afectado al sector que, sin embargo, ha cerrado un buen año de ventas 

Comienza la campaña de rebajas de enero, ya sin la fuerza de hace años

Vuelta a empezar. Tras la campaña de Navidad y Reyes, el comercio inicia las tradicionales rebajas de enero que suponen la apertura de un nuevo ciclo anual para el sector.

Asumiendo que estas rebajas han perdido fuerza e interés desde que hace años se extendieron las campañas de ventas especiales a lo largo de todo el ejercicio, el comercio gaditano afronta un nuevo año con varios objetivos.

Por una parte, se busca asentar la recuperación en las ventas tras los efectos nocivos de la pandemia y, sobre todo, tras la marcha de la ciudad de marcas nacionales referentes para el comercio, como son las del grupo Inditex.

Por otra, se marca como objetivo la recuperación de la clientela que, procedente de diversas localidades de la provincia, acudía a la capital para hacer sus compras, atraídos por estos mismas firmas que ya no están presentes en nuestras calles.

Así destaca a este diario José Amaya, presidente de la Asociación Cádiz Centro que, junto a la Asociación de Comerciantes de Extramuros ha dado un fuerte impulso al asociacionismo en el sector, mejorando su funcionamiento y favoreciendo la organización de eventos a lo largo del año.

Entre ellos, la programación de Navidad que acaba de cerrarse. Los datos que aporta Amaya son positivos, pendientes de cerrar la tradicional encuesta que se hace con todos los miembros de la entidad. De la misma manera, los indicadores de El Corte Inglés también han sido muy positivos.

«Hay que tener en cuenta que el Black Friday, que en todo Cádiz funcionó muy bien, ya adelantó muchas compras pensando en Navidad y Reyes. Tras estas jornadas se produjo un descenso en las ventas, para volver a animarse coincidiendo con el inicio de las vacaciones navideñas, y más aún en la última semana previa a Reyes», destaca satisfecho el dirigente empresarial.

«Buena parte de los negocios han mejorado sus ventas. Y en todos los sectores. Desde el textil a la alimentación pasando por los regalos y las librerías», se evidencia desde Cádiz Centro.

Por todo ello, no hay que dejar a un lado la relevancia que aún sigue teniendo en Cádiz su comercio local.

Si la marcha de casi todas las marcas de Inditex, junto a otras firmas textiles nacionales, ha mermado la capacidad de atracción comercial de la ciudad, como ha pasado en todas las ciudades medianas del país que han visto cerrar estos negocios en favor de las grandes superficies comerciales y la venta on line, también es cierto que aquí aún aguanta un comercio local de oferta muy variada, lo que ayuda a dar vida a este sector tan esencial de nuestra economía.

Amaya valora también la oferta lúdica que se ha organizado con motivo de las pasadas fiestas. Más allá de la iluminación, igual que el pasado año, se destaca que el Ayuntamiento ha elaborado una campaña “dirigida a todas las edades” que ha animado la presencia de gente por las calles. Es, afirma, un primer paso de lo que debería de ir ampliándose en próximos años, reforzando también la oferta en Puerta Tierra.

Los buenos datos de esta campaña se han unido a los de un año que también se ha cerrado en un tono positivo, con comercios incrementando las ventas respecto a 2022, y todo a pesar de la subida del coste de la vida y la necesidad de muchas familias de priorizar la cesta de la compra o el pago de las hipotecas, también al alza.

En la confianza de recuperar más pronto que tarde la antigua clientela provincial, el comercio de Cádiz se sustenta gracias a los vecinos de la ciudad. Si esta es una circunstancia que se repite en otras ciudades medianas, el problema aquí es el continuo descenso de la población, con 45.000 personas menos en tres décadas. Es, así, un impacto importante en las ventas.

Frente a ello, la ciudad ha experimentado en 2023 un fuerte crecimiento en cuanto a visitantes. Aún no hay datos cerrados, pero todo indica que se batirán récord de turistas.

Aquí, el comercio divide en dos clases el impacto del turismo. Uno son los cruceristas, más de 600.000 este año, que concentran su gasto en la hostelería y en tiendas de souvenir fundamentalmente. Aquí se menciona la app de la Autoridad Portuaria que traslada al viajero a las zonas de venta repartidas por la ciudad; otro el de visitantes estival que cada vez más realiza compras en el conjunto del casco comercial.

Fuente: Diario de Cádiz

AGECU - Asociación Española para la Gerencia de Centros Urbanos