Saltar al contenido

Adiós a los productos “sostenibles” y “verdes”: el Gobierno quiere multar con 100.000 euros a las empresas que hagan ecopostureo

La futura Ley de Consumo Sostenible que prepara Derechos Sociales pretende luchar contra el ‘greenwashing’ y crear un índice de reparabilidad para los electrodomésticos

El Gobierno prepara ya una Ley de Consumo Sostenible que pretende luchar contra el ecopostureo o greenwashing. En línea con las recientes directivas europeas sobre el tema, la futura norma identificará como “práctica comercial desleal” la inclusión de alegaciones ambientales genéricas —como “sostenible”, “verde”, “respetuoso con el planeta”— o que no tengan respaldo científico, y quienes las utilicen podrán ser sancionados con hasta 100.000 euros, o hasta seis veces el beneficio ilícito obtenido. Según fuentes del Ministerio de Derechos Sociales, Consumo y Agenda 2030, la normativa, que todavía no tiene fecha, también incluirá un índice de reparabilidad para que los consumidores conozcan la duración de los productos y sepan evaluar aquellos que se pueden reparar con más facilidad.

Según datos de la Comisión Europea, más de la mitad de las afirmaciones ecológicas de los productos son “vagas, engañosas o sin fundamento”. Hasta un 40% incluso carece totalmente de base para venderse como productos respetuosos con el medio ambiente. Por eso, la UE está trabajando en dos directivas, una sobre empoderamiento de los consumidores para la transición ecológica y otra sobre la justificación y comunicación de alegaciones ambientales explícitas (directiva de alegaciones ecológicas o green claims). Con la entrada en vigor de esta última, habrá que verificar que es cierto lo que se diga en las alegaciones ambientales, mientras que las que tengan carácter genérico se considerarán “prácticas comerciales desleales”.

El ministerio quiere trasponer ambas en la norma española e ir más allá. “La voluntad de este ministerio es ir a máximos con los debates que hay en Europa”, señala fuentes del departamento de Pablo Bustinduy. Por eso, la futura ley pretende convertirse en “vanguardia en Europa en materia de consumo sostenible” y frente a estas prácticas que convierten cualquier producto en “verde”.

Productos con etiquetas medioambientales en sus envases, este jueves en un establecimiento de Sevilla.
Productos con etiquetas medioambientales en sus envases, este jueves en un establecimiento de Sevilla.PACO PUENTES

Cuando se apruebe la norma española, las frases o lemas ambientales deberán estar respaldados por compromisos claros, objetivos, disponibles públicamente y verificables, recogidos en un plan de ejecución detallado y realista que muestre cómo se van a lograr dichas metas. Además, se impedirá la exhibición de distintivos de sostenibilidad por parte de las empresas que impliquen una comunicación comercial que sugiera que un producto tiene un impacto positivo o nulo en el medio ambiente o es menos perjudicial para el medio ambiente que los productos de la competencia.

Todas estas cuestiones deberán ser analizadas caso por caso las autoridades de Consumo —tanto el propio ministerio como las autonómicas— y, cuando se incumpla, podrán enfrentarse a una sanción. Las prácticas de greenwashing se considerarán actos de competencia desleal, pudiendo ser sancionadas con hasta 100.000 euros o, en los casos más graves, con hasta seis veces el beneficio ilícito obtenido. La norma abarcará cualquier tipo de comunicación que haga una empresa, de la publicidad al envase o las etiqueta, y cualquier otra información sobre el producto. Distinto será el caso de las etiquetas como el sello “ecológico”, cuyos productos tienen que cumplir una regulación específica.

“Queremos que la Ley de Consumo Sostenible se convierta en uno de los hitos de la acción normativa de este ministerio”, explicó a EL PAÍS hace unos días Pablo Bustinduy, ministro de consumo. “La transformación de nuestros modos de producción y de consumo para que encajen en una estrategia de transición ecológica es una de nuestras patas fundamentales. Esperamos que la ley pueda ser uno de los pilares sobre los que asentar ese cambio de modelo que en el fondo implica una democratización de la actividad económica y productiva en nuestro país”, añadió.

Este tipo de blanqueo verde tiene preocupados a activistas medioambientales y algunos responsables políticos. En el seno de la ONU, António Guterres, su secretario general, creó un grupo de expertos que elaboraron una guía para evitar estas prácticas que socavan la lucha contra el cambio climático. Estos expertos, por ejemplo, dejaban claro que una empresa no puede presentarse como verde si en sus planes de negocio siguen apostando por nuevas explotaciones de petróleo o gas. O si los sueldos de sus directivos dependen de aumentar las extracciones de combustibles fósiles. O si sus reducciones de las emisiones se basan principalmente en las compensaciones, es decir, en proteger o aumentar la superficie boscosa.

Detergente con etiqueta medioambiental en su envase, este jueves en un supermercado de Sevilla.
Detergente con etiqueta medioambiental en su envase, este jueves en un supermercado de Sevilla.PACO PUENTES

Un reciente estudio incidía precisamente en esos mismos problemas al analizar los planes climáticos de 24 de las mayores multinacionales del planeta. Todas ellas, señalaban los expertos, se presentan como ambiciosas en esta batalla contra el calentamiento y tienen planes y objetivos de reducción de sus emisiones. Pero cuando se escudriñan detenidamente, se descubre que los efectos que realmente tendrán en la disminución de sus gases de efecto invernadero (responsables del calentamiento global) están muy por debajo de lo que se requiere. Por ejemplo, para 2030 la ciencia advierte de que las emisiones globales deberían caer un 43%; pero los planes de las compañías analizadas solo contemplan una reducción del 21% de sus gases en el más optimista de los escenarios.MÁS INFORMACIÓN

Consumo prepara una etiqueta para indicar qué aparatos y electrodomésticos son más sencillos de reparar

Precisamente, el ministerio presenta este viernes una guía de comunicación sostenible para mostrar a consumidores y empresas cómo incluir información ambiental adecuada y cómo identificar el ecopostureo. El texto pretende ser “un instrumento que facilite el desarrollo de políticas de comunicación sostenible adecuadas, dando claves para la inclusión correcta de información ambiental en estrategias y campañas comerciales”. Muestra vocabulario sobre el tema —ciclo de vida, ecoblanqueo, sostenibilidad— y casos prácticos de lemas comerciales. Por ejemplo, “limitarse a describir los productos como sostenibles es incorrecto. No se explica a qué se refiere, por lo que los consumidores pueden pensar que sus beneficios son mayores de lo que en realidad son”.

A la búsqueda de la reparabilidad

La Ley de Consumo Sostenible también recogerá el derecho a reparar y el índice de reparabilidad, que el Ministerio de Consumo ya anunció en la anterior legislatura. Se trata de una clasificación de los electrodomésticos y aparatos electrónicos según diferentes variables, como la disponibilidad de piezas de reemplazo. Es algo que ya funciona en Francia desde 2021. Esta parte de la norma traspone el Reglamento de Ecodiseño europeo (la directiva 2009/125/CE), que también está en su fase última de negociación en las instituciones de la Unión.

Según Derechos Sociales, este índice servirá para que los consumidores puedan evaluar y comparar eficazmente los productos, por lo que el formato, el contenido y la presentación de dicho índice de reparabilidad y durabilidad incluirá un lenguaje y pictogramas de fácil comprensión. La puntuación de reparabilidad estará basada en una metodología armonizada especificada para el producto o grupo de productos, agregando en una única puntuación parámetros como la disponibilidad de piezas de recambio, el precio de las piezas de recambio, la facilidad de desmontaje y la disponibilidad de herramientas.

Fuente: El País

AGECU - Asociación Española para la Gerencia de Centros Urbanos