Saltar al contenido

Así es el Consumidor actual y así ha cambiado durante los últimos años

El consumidor moderno también es consciente y responsable, preocupado por el impacto ambiental y social de sus decisiones de compra

El panorama del consumidor actual ha experimentado una metamorfosis significativa en los últimos años, moldeado por la creciente influencia de la tecnología, una conciencia más profunda sobre la sostenibilidad y la responsabilidad social, así como por los impactos disruptivos de eventos globales como la pandemia de COVID-19. A medida que nos acercamos al Día Mundial de los Derechos del Consumidor que se celebrará el próximo 15 de marzo, es crucial reflexionar sobre cómo estos cambios han dado forma a las expectativas y comportamientos del consumidor moderno.

Una de las transformaciones más notables es la omnipresencia de la conectividad digital en la vida cotidiana del consumidor. Equipado con smartphones y dispositivos móviles, el consumidor contemporáneo navega por un mundo hiperconectado y omnicanal, donde la línea entre la tienda física y la virtual se desdibuja constantemente. Según datos recientes de diferentes estudios e informes, aproximadamente el 80% de la población mundial tiene acceso a internet, y más del 67% de los consumidores utilizan múltiples canales para realizar compras. Este cambio ha dado lugar a una creciente expectativa de una experiencia fluida y personalizada en todos los puntos de contacto con la marca, ya sea en la web, aplicaciones móviles, redes sociales o en la tienda física.

Los consumidores de hoy están más conectados, informados y exigentes que hace 10 o 15 años. Con la prevalencia de la tecnología, tienen acceso a una amplia gama de información y opciones de compra, lo que los hace más conscientes de sus decisiones y más exigentes en cuanto a la calidad, la experiencia del cliente y la responsabilidad social de las marcas.

Acompañando esta era de conectividad está el empoderamiento del consumidor a través del acceso a información sin precedentes. Antes de realizar una compra, el consumidor actual investiga y compara productos y precios en línea, lee reseñas y opiniones de otros consumidores, y confía en las recomendaciones de influencers y líderes de opinión. De hecho, el 95% de los consumidores lee reseñas en línea antes de comprar, y el 71% confía en las recomendaciones de sus pares. Este acceso a información ha nivelado el campo de juego entre el consumidor y la marca, otorgando al primero un mayor poder de decisión y demandando transparencia y autenticidad por parte de las empresas.

Junto con esta información accesible, el consumidor contemporáneo es cada vez más exigente y está en busca de experiencias que vayan más allá de la mera transacción comercial. Valora la calidad, la exclusividad y la personalización de los productos, así como las experiencias únicas y memorables en sus interacciones con las marcas. Este cambio en las expectativas se refleja en el hecho de que el 63% de los consumidores está dispuesto a pagar más por productos de alta calidad, y el 74% considera que la experiencia del cliente es tan importante como el precio.

En la actualidad, las marcas buscan relaciones bidireccionales con los consumidores a través del diálogo y la participación. Hace 10-15 años, la comunicación con el cliente era más unidireccional.

Además de ser exigente, el consumidor moderno también es consciente y responsable, preocupado por el impacto ambiental y social de sus decisiones de compra

Prefiere productos sostenibles y éticos, y apoya a las marcas que comparten sus valores. Este cambio hacia la conciencia ambiental se manifiesta en el hecho de que el 84% de los consumidores considera importante que las empresas sean sostenibles, y el 73% está dispuesto a pagar más por productos ecológicos. Estos datos subrayan la importancia creciente de la responsabilidad social corporativa en la estrategia de negocio de las empresas.

Comercio electrónico, auge sin precedentes y cambios en los hábitos del consumidor

La pandemia global de COVID-19, sin lugar a dudas, ha actuado como un catalizador para una serie de cambios profundos en el comportamiento del consumidor. Uno de los impactos más evidentes ha sido el impresionante crecimiento del comercio electrónico, que ha experimentado un auge sin precedentes en todo el mundo. Con las restricciones impuestas a la movilidad y el distanciamiento social, los consumidores recurrieron en masa a las plataformas en línea para satisfacer sus necesidades de compra. Este fenómeno se ha traducido en un aumento significativo en la preferencia por los pagos digitales y sin contacto, ya que los consumidores buscan cada vez más experiencias seguras y cómodas en un entorno cada vez más digitalizado.

En cifras concretas, el comercio electrónico ha crecido de manera exponencial en la última década, con un impresionante aumento del 232%. En España, el 82% de los internautas ha realizado al menos una compra en línea en el último año, y el comercio electrónico ya representa el 25% de las ventas totales del comercio minorista en el país. Este crecimiento vertiginoso parece no mostrar signos de desaceleración, con proyecciones que sugieren que las ventas en línea podrían alcanzar hasta el 30% del total del comercio minorista para el año 2025. Un dato revelador es que el 72% de las compras en línea se realiza desde dispositivos móviles, destacando así el papel crucial que juegan los smartphones en el panorama del comercio electrónico contemporáneo.

Este cambio radical en el comportamiento del consumidor ha llevado consigo una serie de desafíos y oportunidades para las empresas y los minoristas. Aquellos que han sabido adaptarse rápidamente a este nuevo entorno digital han cosechado éxitos significativos, mientras que aquellos que han permanecido estáticos se han enfrentado a la posibilidad de quedar rezagados en un mercado cada vez más competitivo y dinámico. La capacidad de ofrecer una experiencia de compra en línea fluida, segura y personalizada se ha convertido en un diferenciador clave para las marcas que buscan destacarse en un mar de opciones.

Además del crecimiento del comercio electrónico, la pandemia también ha influido en otras áreas del comportamiento del consumidor. Desde un cambio en las preferencias de compra hasta una mayor conciencia sobre la sostenibilidad y la responsabilidad social, la crisis sanitaria ha dejado una marca indeleble en la forma en que los consumidores interactúan con las marcas y toman decisiones de compra. En última instancia, la pandemia ha acelerado una transformación profunda en el paisaje del consumidor, redefiniendo la manera en que las empresas y los minoristas se relacionan con sus clientes y se adaptan a un mundo cada vez más digitalizado y cambiante.

En retrospectiva, los últimos años han sido testigos de una serie de cambios profundos en el paisaje del consumidor. Desde el auge del comercio electrónico hasta el crecimiento del marketing de influencers, desde la creciente demanda de prácticas sostenibles hasta la popularización de los pagos digitales, cada tendencia y cambio ha dejado una marca indeleble en el comportamiento y las expectativas del consumidor moderno.

Fuente: Puro Marketing

AGECU - Asociación Española para la Gerencia de Centros Urbanos