Saltar al contenido

Etiquetas que cambian solas en el súper y cocinas en la nube: la digitalización que viene

La inversión en etiquetas digitales en los supermercados requiere una importante inversión en las tiendas pero su aprovechamiento puede ser clave en el futuro del comercio minorista, al igual que la digitalización de las cocinas centrales en las empresas de restauración.

La inversión en etiquetas digitales en los supermercados requiere una importante inversión en las tiendas pero su aprovechamiento puede ser clave en el futuro del comercio minorista, al igual que la digitalización de las cocinas centrales en las empresas de restauración.

Así lo han puesto de manifiesto los expertos de la plataforma «Food For Life» Spain en el marco de las jornadas Aliber «Lo que nadie ve donde todos miran» en el marco de la primera jornada de Alimentaria&Hostelco.

Los directores de los grupos de trabajo de Hostelería y restauración, Purificación García y Miguel Flavian respectivamente, han mantenido un debate sobre los retos y desafíos comunes para estos sectores en el que han concluido que unas de las claves es la digitalización.

Flavian ha señalado que, con las etiquetas electrónicas, se ahorra en muchas operaciones al poder hacer compras de forma centralizada.

«Con un poco de imaginación y con la inteligencia artificial, estos sistemas permiten cambiar las promociones en tiempo real o incluso establecer sistemas de iluminación en las estanterías para acelerar la selección de productos en la compra online», ha ejemplificado.

Por su parte, García ha señalado que en la restauración se ha avanzado mucho en las cartas digitales, pero que se «puede hacer mucho más».

En este punto, ha señalado que las cocinas centrales «siguen siendo como hace 20 años» y que uno de los principales problemas para innovar en este sector es la falta de ayudas específicas.

Otros caminos en común que han encontrado los expertos en ambos sectores han sido la apuesta por la salud como estrategia de negocio y la «resiliencia», especialmente demostrada en unos años en los que se han sucedido crisis disruptivas como la de la pandemia o la inflación de precios.

En el marco de estas jornadas también se ha abordado el curioso caso concreto del uso de la inteligencia artificial para el diseño de un producto y los avances en torno a los alimentos de proteína vegetal.

Fuente: La Vanguardia

AGECU - Asociación Española para la Gerencia de Centros Urbanos