Saltar al contenido

La transformación de Independencia en Zaragoza: El paseo de las dobles fachadas

Las grandes firmas han cambiado el rumbo en los últimos tiempos, abandonando la periferia y trasladando sus negocios a céntricos macrolocales

El nuevo Zara en la antigua sede de la CAI o las dos marcas «de renombre» anunciadas para el número 37 así lo constatan

El paseo Independencia parece destinado a confirmar su papel como la milla de oro de la capital aragonesa. En ese sentido, la compra del grupo Lobe del número 37 traerá a la céntrica vía dos nuevas marcas de renombre que sustituirán a los locales actuales, la mítica papelería SB y la tienda Isana. Dos locales comerciales que siguen los pasos de multitud de bajos y entresuelos que en los últimos tiempos han reinventado su cometido.

A escasos metros, en el edificio colindante está el número 35, que un día fue la sede de la antigua Telefónica y que parecía destinado a albergar un Primark, operación que finalmente se cayó bajo un halo de secretismo. Tanto es así que, de la noche a la mañana, los carteles de ‘Se alquila’ aparecieron en su fachada. Aunque, además de ofertar 3.000 metros cuadrados para locales ‘prime retail’ –esto es, destinados a tiendas de ropa en lugares privilegiados de grandes urbes como Zaragoza–, también hay disponibles 2.300 metros cuadrados para albergar oficinas.

Un poco más arriba del paseo, ya en la zona delimitada como plaza Aragón, el número 8 también ha sufrido cambios, pasando de las manos de la cadena nacional de moda Springfield a Maxcolchon, que ya cuenta con un local en Puerto Venecia, y que anuncia en sus carteles su próxima apertura, pese a que está en estos momentos en obras.

Precisamente, la estrategia de las grandes firmas está siendo la de apostar por el comercio ‘online’, sobre todo desde 2020, junto a la apertura de macrotiendas en el centro de las ciudades. En el caso de Zaragoza, sin embargo, expertos en el sector como Dioscórides Casquero coinciden en señalar la «falta de espacios de centralidad en la trama urbana», algo que, en opinión de Casquero, la ciudad debería facilitar para afianzar su posición como capital comercial del Valle del Ebro». Por esa razón, la capital aragonesa está reconvirtiendo sus edificios históricos en grandes locales comerciales.

Zara abrirá una nueva macrotienda en la antigua sede de la CAI de Independencia (imagen de febrero de 2023).
Zara abrirá una nueva macrotienda en la antigua sede de la CAI de Independencia (imagen de febrero de 2023). / ANDREEA VORNICU

En esa línea, Zara cerrará sus puertas el próximo 14 de abril en Grancasa y abrirá en el antiguo edificio de la Caja Inmaculada de Aragón (CAI) su nueva sucursal, muy cercana a Zara Home, también en Independencia. Por el momento, se desconoce si esta última se integrará en el nuevo local, lo que dejaría otro espacio libre en pleno corazón comercial de Zaragoza. Sea como fuere, no está previsto que el nuevo Zara se estrene hasta bien entrado el 2025.

Trasiegos habituales

Y es que el trasiego comercial se ha convertido en una constante en el paseo en los últimos años. A un lado, Movistar cambió de ubicación y se trasladó a un local cercano a plaza España cuando comenzaron las obras de acondicionamiento de la antigua sede de Telefónica, ahora vacía. Un espacio que ocupaba Stradivarius, que se mudó a la acera de enfrente tras las obras en C&A, que estrechó su tienda y cuya parte sobrante fue arrendada a la marca de moda juvenil de Inditex. Tampoco hay que olvidar los negocios históricos que han bajado sus persianas en el entorno. Fue el caso, por ejemplo, de Helados Italianos, que clausuró el pasado 2023 su negocio tras 90 años de existencia.

Más tiempo cerrados llevan, en cambio, los locales comerciales del pasaje Palafox y del Mercado Azoque, situados en las calles más cercanas a Independencia y que, unidos al reciente cierre del Día de la calle 5 de marzo, suman un agujero comercial de una hectárea en pleno centro de la capital aragonesa. El caso de este último emplazamiento, que vio crecer a Galerías Primero y que todavía pertenece a la familia Muñoz, fundadora de la cadena de distribución aragonesa, es quizá el más sencillo de reabrir, tal y como reconocen desde el propio sector inmobiliario.

De esta forma, la transformación de Independencia genera una doble fachada en pleno centro. En la más profunda, quedan los antiguos inmuebles históricos. En la más visible, se erigen ahora chapas y andamios que representan un cambio de rumbo ejecutado a pasos de gigante. Gigantes vestidos, eso sí, con los grandes trajes empresariales. 

Fuente: El Periódico de Aragón

AGECU - Asociación Española para la Gerencia de Centros Urbanos