Saltar al contenido

Las tiendas de fotografía artística del iris se afianzan como nueva moda en Barcelona

Cuatro marcas se dedican en exclusiva a la producción de estos retratos personalizados como decoración doméstica

No todos los retratos del iris en Barcelona tiene que ver con la fiebre por Worldcoin, la aplicación que ha llenado de colas varios centros comerciales las últimas semanas. Otro tipo de fotografías de esta parte del cuerpo se abren paso a gran velocidad: las macrofotografías artísticas del propio iris para decorar el hogar. Esta nueva moda ha crecido exponencialmente en Barcelona el último año y ya hay una docena de estudios especializados en realizar instantáneas de esta parte de los ojos, que es distinta en cada persona. Bien impresos y enmarcados, convierten cada retrato en una obra única.

El primero en llegar a la ciudad fue Eye Origin, en 2017, en el carrer del Pi. De la mano de Stephane Heno y bajo el lema “Tus ojos son únicos y nosotros los convertimos en una obra de arte”, esta marca pionera tiene ahora un segundo local en Portaferrissa y ejemplifica la expansión de estas tiendas.

De hecho, el barrio Gòtic concentra la mayoría de los estudios dedicados a la producción de este tipo de fotografías. La marca con más locales en la actualidad es Iris Galerie, de origen francés, con cuatro establecimientos abiertos en menos de un año. El primero fue el de la calle de la Boqueria, en diciembre del 2022. Un mes después habían abierto el segundo, en la calle del Pi -justo frente al local original de Eye Origin-. En mayo llegó el tercero en la calle Llibreteria y el último abrió en octubre en la calle Argenteria.

También en la calle de la Boqueria se puede encontrar el local Eyes Hunter, que tiene otros tres en las calles de Fontanella, Mallorca y Rec. Fuera de la ciudad también tiene presencia en Lloret de Mar y en Port Aventura World. Finalmente, en el centro comercial Maremagnum está Eyemazi, otro negocio dedicado en exclusiva a este producto.

El creciente interés por las fotografías del iris también la han podido notar en el Institut d’Estudis Fotogràfics de Catalunya. Fuentes de la escuela relatan que es un tema comentado con frecuencia entre los estudiantes en clase, aunque puntualizan que con la hegemonía de la fotografía digital las modas son mucho más efímeras que antes.

Barcelona 02/03/2024 Barcelona Imágenes de tres tiendas dedicadas a fotografiar los iris de la gente para hacer cuadros domésticos de gran formato. Es una moda en auge. - Eye Origin, calle del Pi. AUTOR: JORDI OTIX
Barcelona 02/03/2024 Barcelona Imágenes de tres tiendas dedicadas a fotografiar los iris de la gente para hacer cuadros domésticos de gran formato. Es una moda en auge. – Eye Origin, calle del Pi. AUTOR: JORDI OTIX / JORDI OTIX
Las redes sociales como factor clave

Tras la obertura de Eye Origin, Heno se propuso crear un producto personalizado que permitiese “revelar la belleza escondida en esos pequeños universos que todos llevamos dentro”. El propietario asegura que en la actualidad el producto “es más conocido” que cuando abrió la primera tienda y que ahora la gente se acerca a la galería-estudio con una idea clara de lo que ofrece allí. En cambio, años atrás la clientela entraban más por la curiosidad y destaca el papel de las redes sociales para llegar a su público potencial.

Iris Galerie cuenta con más de 100 tiendas por Europa y ofrece abrir nuevas en régimen de franquicia. Fuentes de la empresa contactadas por EL PERIÓDICO coinciden con su colega de profesión y destacan que las redes “ayudan a posicionarse en el mercado”. También destaca que es clave para llegar a un público muy amplio y sostiene que Iris Galerie atrae a gente desde los 15 hasta los 80 años. También ha constatado un incremento de notoriedad digital en los últimos meses: “Ha aumentado el tráfico de búsquedas en internet”, asegura.

Salvador Partido sigue la misma línea. Regentaba el desaparecido estudio Mi Iris Azul, en el Poble Espanyol. Gracias a una buena comunicación en las redes consiguió atraer a un público que “venía de Tarragona y Girona solamente a hacerse la foto y luego se iban”. Pese a que las ventas seguían una tendencia positiva comenta a EL PERIÓDICO que decidió cerrar su estudio para poder trabajar más cerca de casa, en Granollers. También, puntualiza, porque con el precio del alquiler el negocio no salía del todo rentable ya que había temporadas de menor demanda: “Hay meses en que el Poble Espanyol está vacío”.

La popularidad de estos retratos no se ha traducido en un gran incremento de ventas en las dos principales cadenas de la ciudad, Eye Origin e Iris Galerie. Heno cree que se debe, precisamente, al aumento de la oferta de locales. Pese a ello, el negocio funciona y además de las galerías en Barcelona Eye Origin cuenta con dos locales en Niza y Antibes (Francia) y uno en Porto (Portugal). De igual manera, Iris Galerie asegura que no ha notado un gran aumento de las ventas, aunque la empresa tiene el objetivo de poner en funcionamiento hasta 1.200 estudios en todo el mundo antes de 2030 y tiene ofertas de trabajo activas para Barcelona.

Imágenes de tiendas dedicadas a fotografiar los iris de la gente para hacer cuadros domésticos de gran formato. Es una moda en auge. - Iris Galerie, calle del Pi. AUTOR: JORDI OTIX
Imágenes de tiendas dedicadas a fotografiar los iris de la gente para hacer cuadros domésticos de gran formato. Es una moda en auge. – Iris Galerie, calle del Pi. AUTOR: JORDI OTIX / JORDI OTIX
Entre el egocentrismo y la foto familiar de antes

Es sencillo establecer una relación entre la imperante cultura del ‘yo’ y el aumento del interés en este producto en una sociedad que cada día busca una oferta de consumo más personalizada. La posibilidad de tener una foto de una parte del cuerpo de uno mismo, en este caso el iris, en el comedor de casa encaja con esta tendencia egocentrica. Con este objetivo Eye Origin destaca que sus piezas son «testimonio de la belleza individual» de cada uno.

Fuentes de Iris Gallery asocian solo con sus clientes más jóvenes el mayor interés en uno mismo: “El ‘yo’ es muy protagonista entre las personas de 15 a 30 años”. En contraste, el público más maduro responde a otros intereses y busca un equivalente moderno a las fotos familiares de toda la vida, con la particularidad de que “ahora existe la tecnología para hacerlo de una manera diferente”.

¿Cómo se hacen las fotos del iris?

Obtener un cuadro del iris es un proceso bastante sencillo y no lleva más de 30 minutos. La magia se produce gracias a unas cámaras especiales que cuentan con tecnología de infrarrojos. Es un proceso indoloro que permite aislar las texturas y diferentes tonos del iris del resto del ojo.

Primero el cliente selecciona qué ojo quiere que le fotografíen. Después, sitúa el ojo escogido enfrente de la cámara y se hacen las tomas. Tras ello, la foto se procesa digitalmente y se plasma en la superficie preferida. En Eye Origin, por ejemplo, ofrecen desde placas de aluminio, hasta plataformas acrílicas en diferentes versiones y tamaños e impresiones en papel fotográfico. Incluso se puede optar únicamente por la versión digital.

Fuente: El Periódico

AGECU - Asociación Española para la Gerencia de Centros Urbanos