Saltar al contenido

Cepyme observa una «tendencia descendente» en la productividad de las pymes españolas

La patronal de la pyme denuncia el aumento de los costes laborales, con un repunte interanual del 5,3% al cierre de 2023.

La Confederación Española de la Pequeña y Mediana Empresa (Cepyme) observa que las pymes españolas continuaron en 2023 una «elevada caída de productividad» en la productividad, del 0,7% en tasa interanual. Este indicador sigue así «una tendencia descendente iniciada en 2017» e, incluso, se sitúa «ligeramente por debajo» de 2015. 

La patronal de la pyme señala en su «Indicador Cepyme sobre la situación de la pyme» que el repunte de la productividad registrado en 2021 sólo sirvió para compensar el desplome de la pandemia. Sin embargo, pasada esa recuperación ese cambio de dirección no se mantuvo. 

Cepyme también aprecia en este informe una desaceleración de las ventas y el empleo, si bien siguen creciendo. También admite que ha existido una «ligera reducción de los costes operativos», en particular de la energía, pero aún insuficiente para compensar el repunte de los dos años anteriores. 

Donde no se ha producido ninguna moderación es en los costes de los servicios ni de los laborales. «Continúan escalando a tasas superiores del 5%», apuntan desde la patronal dirigida por Gerardo Cuerva.

Todo esto va acompañado, afirman desde Cepyme, de un empeoramiento en la situación financiera de las pymes españolas, afectadas, además, por sus problemas de acceso a nuevos créditos y al encarecimiento de los tipos de interés, que superan el 5% para las pymes. 

Ralentización de las ventas

El Indicador Cepyme constata que las ventas de las pymes mantienen el ritmo de crecimiento, pero lo hacen a una velocidad más lenta. En el último trimestre de 2023 se marcaron cinco trimestres consecutivos de ralentización.

Así se ha pasado de un 20,2% interanual en el pico registrado en el segundo trimestre de 2022 hasta el 3,5% en el último tramo de 2023. Cepyme entiende que esa desaceleración se debe a la moderación de la inflación, pues se trata de ventas nominales, y al debilitamiento de la actividad económica. De hecho, la patronal avisa de que si se corrige el efecto de la inflación las ventas sólo crecen un 1,2%. 

Pese a la ralentización de las ventas, la patronal de las pymes destaca que las plantillas apuestan por la contratación, con un aumento del 2,7% en las medianas empresas y del 2,1% en las pequeñas. 

En pleno debate sobre la productividad, más en boga que en otras ocasiones por el debate sobre la reducción de jornada, Cepyme advierte de que cayó un 0,7% interanual en el cuarto trimestre.

Costes laborales

Las pymes españolas lograron reducir en el cuarto trimestre de 2023 sus costes operativos, con un leve descenso del 0,7% interanual. Esta disminución se debe en buena medida al desplome de los costes energéticos, que se anotaron una caída del 22,6%.

Esos fueron los únicos con comportamiento negativo, ya que los costes de los servicios subieron un 3,1%. Por su parte, los costes laborales crecieron un 5,3%. Cepyme recalca que estos costes, los que el empresario paga por sus empleados, encadenan diez trimestres consecutivos con aumentos interanuales superiores al 5%.

Un pequeño comercio, en una imagen de archivo.

Un pequeño comercio, en una imagen de archivo. David Zorrakino Europa Press

En la patronal de Gerardo Cuerva califican este hecho como «suceso inédito desde 1994», y lo achacan a «las sucesivas alzas de cotizaciones sociales y del SMI que se han registrado en los últimos años». 

En concreto, Cepyme señala que el aumento interanual del coste laboral del cuarto trimestre, con ese 5,3%, fue «el más alto de los cinco últimos trimestres». En el desglose por el tamaño de empresas, desde el cuarto trimestre de 2021 hasta el mismo de 2023, los costes laborales subieron un 11% para las pequeñas empresas y un 10% para las medianas.

Acceso a financiación 

Como en Indicadores anteriores, la patronal de las pymes lamenta las dificultades para acceder a financiación, por la mayor carestía de acceso al crédito. El tipo de interés medio a pymes superó el 5% por primera vez desde 2009. 

Por otra parte, el contexto de mayor inflación se ha traducido en una restricción del crédito comercial entre empresas. Este equivalió en el cuatro trimestre al 55,2% de las ventas de las pymes, porcentaje que descendió por cuarto trimestre consecutivo, inferior además a la media del bienio 2022-2023 (58,4%) y a la media del lustro prepandemia (64,1%).

La consecuencia de esto es que el esfuerzo financiero de las pymes vinculado a la deuda comercial ascendió a 2.630 millones de euros en el cuarto trimestre. Esto supone un alza del 50,1% interanual y del 119% si se compara con 2021.

Para una pequeña empresa, esto significa un esfuerzo financiero de 5.300 millones de euros anualizados, casi el doble que a cierre de 2021. Para las medianas, serían 40.200 euros, frente a los 16.800 en el mismo periodo.

En cualquier caso, Cepyme considera positiva la reducción del endeudamiento total de las pymes, que sigue en la línea descendente que inició en 2008. La ratio de endeudamiento se situó en el 82,3%, el menor desde 1999.

En cuanto al numero de concursos, el cuarto trimestre arrojó una cifra de 2.083 pymes concursadas. De ellas, 2.050 fueron firmas pequeñas y el resto, medianas.

«Esta evolución evidencia en parte el impacto negativo de la ralentización económica, la paralización de proyectos y la detención de inversiones», avisan desde la patronal.

Fuente: elespanol

AGECU - Asociación Española para la Gerencia de Centros Urbanos