Saltar al contenido

Cierre a golpe de clic

Opinión. La firma de opinión del director de la Tribuna de Ciudad Real, Diego Murillo

Uno tiene la sensación de que los pequeños comercios, aquellos negocios que dibujan y colorean todos los días las calles y las plazas de nuestras localidades, son eternos. Ese tejido empresarial que da vida a los pueblos, en el que el panadero, el responsable del ultramarinos, de comestibles o de una pequeña tienda de ropa se trata del vecino, del amigo, del familiar… Hace un mes, en San Lorenzo cerraba la última tienda. Adiós a la carne y pescado fresco, lamentaba su alcaldesa en estos micrófonos. La jubilación se tornaba como una fatalidad, es decir, la falta de relevo generacional en una población de pocos más de 200 habitantes.

Pero también Internet, la compra on line, la inteligencia artificial se ha apropiado tanto de nuestras vidas, de nuestras conductas que muy pocos pueden prescindir sin conexión y sin los chollos de plataformas digitales con precios imbatibles. No solo se encuentran amenazadas las zonas rurales. Las ciudades medias, como Ciudad Real, ven estos días también cómo se apagan las luces de varias tiendas y con ellas, los impuestos, los contratos de proveedores, las rentas de alquileres y, sobre todo, el empleo. Inditex prepara varios cierres. Uno de ellos es Oysho. Está por ver Zara Home. También Casa.

No es suficiente con subvencionar compras a través de los bonos comercio. Ni que las administraciones se vayan dando cuenta de que este problema no está por venir, sino que ya está aquí. Se trata, especialmente, de que haya una estrategia comunitaria de lo vital que es el pequeño comercio, el familiar, el que se hereda o se innova; el franquiciado también, por qué no. Si sólo nos dejamos confiar por el clic, por el influencer, por la impersonalidad de la pantalla, no será extraño asistir a un goteo incesante de cierres que llevarán sin duda nuestro sello.

Fuente: cadenaser.es

AGECU - Asociación Española para la Gerencia de Centros Urbanos