Saltar al contenido

El precio de los locales comerciales se duplica en València por los apartamentos turísticos

El aluvión de turismo que vive la ciudad dispara la transformación de bajos en viviendas vacacionales con licencia

La patronal Exceltur alerta de un aumento de plazas en la capital del Túria del 40 % en un año

El precio de algunos locales comerciales se ha doblado en València en un año por la demanda para transformarlos en apartamentos turísticos, según revela el Colegio de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria (API) de Valencia. El aluvión de turistas que vive la ciudad tras la pandemia ha disparado la transformación de bajos comerciales en viviendas vacacionales con licencia. 

Apartamentos turísticos habilitados en bajos en la zona universitarios.
Apartamentos turísticos habilitados en bajos en la zona universitarios. / LOYOLA PÉREZ DE VILLEGAS

La patronal turística Exceltur alerta de que el número de plazas en pisos turísticos ha aumentado un 40 % en la capital del Túria en un año. València tiene más de un centenar de hoteles en proyecto, pero la larga espera que tienen que soportar sus promotores por la burocracia está canalizando la oferta a las viviendas turísticas.

Establecimientos legales

La normativa vigente solo permite abrir pisos turísticos en primeros con un acceso independiente del resto de la comunidad de vecinos del edificio y en bajos. Vicente Díez, portavoz del Colegio de API de Valencia, explica que «muchos locales comerciales sin uso se están reconvirtiendo en apartamentos turísticos. En las plantas bajas se pueden abrir sin ningún problema para hacer negocio porque los locales son para uso comercial». 

Díez añade que la demanda turística ha provocado que en los dos últimos años el precio de compraventa de los locales comerciales haya subido de media entre un 25 % y un 30 %. «Antes no los quería nadie y ahora están muy demandados. En algunos casos se ha llegado a duplicar el precio. Locales que antes estaban en venta por 500 euros el metro cuadrado y que ahora se traspasan por 1.000 euros el metro cuadrado», puntualiza.

Los inversores están comprando todo tipo de superficies. «Solo necesitan 30 metros cuadrados. No les hace falta un bajo de 200 metros cuadrados», destaca el portavoz de los API. En la zona de Blasco Ibáñez se ha dado el caso de un restaurante que ha recortado 100 metros cuadrados su superficie para la apertura de tres apartamentos a pie de calle, añade.

Los compradores están buscando locales en la zona de la playa, en el centro y en las inmediaciones de la estación Joaquín Sorolla. «Es un fenómeno que se va a extender por toda la ciudad. En el Cabanyal es donde hay más, pero los inversores ya se están posicionando en ubicaciones secundarias. De hecho, los turistas buscan calles tranquilas», indica Vicente Díez.

40 % de incremento

La patronal turística Exceltur alerta de que en el último año el número de plazas en pisos turísticos ha aumentado un 40 % en València. En concreto, el número de plazas ha pasado de 19.921 a 27.975 (8.054 más). La cifra supera con creces las 18.000 plazas en el centenar de hoteles de la ciudad. Es una anomalía que, según los expertos, responde al atractivo que tiene Valencia y los proyectos hoteleros que todavía no han conseguido licencia por la burocracia. «Al final el sector crece por la vía de los pisos turísticos», apuntan.

Apartamentos turísticos en un bajo en Russafa.
Apartamentos turísticos en un bajo en Russafa. / LOYOLA PÉREZ DE VILLEGAS
Alicante

Exceltur incide en la «fuerte aceleración en el crecimiento de la oferta de viviendas turísticas en el primer trimestre de 2024 hasta alcanzar niveles por encima de los máximos de 2019 y 2020». En la ciudad de Alicante, el número de plazas en pisos turísticos ha aumentado un 34,5 % hasta alcanzar las 12.350 (3.165 más). La patronal denuncia que este crecimiento descontrolado se está produciendo en ciudades que «no han regulado el fenómeno o no disponen de los instrumentos de inspección y control suficientes para hacerle frente».

El problema, según subraya la patronal turística, es la diferencia de rentabilidad sobre el alquiler tradicional «con los consabidos efectos sobre la escasez de la vivienda y el malestar ciudadano frente al turismo». Exceltur pone como ejemplo de este crecimiento descontrolado lo que ocurre en València, Alicante, Madrid (un incremento del 29,8 %), Málaga (29,9 %) o Sevilla (23,1 %).

Medidas de control

«Tan solo en las ciudades donde hay una mayor sensibilidad ciudadana y, sobre todo, un mayor esfuerzo municipal para su control el crecimiento de las viviendas de uso turístico se sitúa en una tendencia favorable. Es el caso de Palma de Mallorca (-6,1 % en el último año) e Ibiza (-17 %), Barcelona (11,8 %) y San Sebastián (19,9 %). En estos dos últimos casos, con niveles notablemente inferiores a los de antes de la pandemia, señala el informe de Exceltur.

Fuente: Levante EMV

AGECU - Asociación Española para la Gerencia de Centros Urbanos