Saltar al contenido

España: los hogares mejoran sus ingresos, pero mantienen el freno al consumo

A pesar de que la incertidumbre hacia la economía en España se mantiene entre la población, el GfK Euro Clima de Consumo de marzo refleja una mejora de 4 puntos en el indicador de previsiones económicas.                        

Aunque la población en España todavía muestra dudas significativas respecto a la evolución de la economía del país y de los ingresos familiares, el informe GfK Euro Clima de Consumo de marzo refleja una tendencia positiva al registrar los mejores valores de los últimos seis meses. En el caso de la disposición al gasto, los consumidores españoles mantienen la cautela y no se espera una reactivación a corto plazo, como tampoco una mejora de la capacidad de ahorro de la población.

La población mejora sus expectativas sobre la economía en España. Los ciudadanos españoles siguen lejos de mostrar confianza en la evolución de la economía española, y esto se refleja en que el indicador de expectativas económicas del Gfk Euro Clima de Consumo está en valores negativos, con catorce puntos negativos. Sin embargo, desde hace meses se observa poco a poco una mayor confianza. En marzo se ha dado un buen paso en esa dirección, con una mejora de cuatro puntos, la mayor desde julio de 2023.

Según el estudio, al salir del estancamiento, España se situó en la posición diecinueve de entre los veintinueve países analizados y se acercó al total de la Unión Europea, con nueve puntos negativos. La población del resto de las grandes economías de la región también sigue con bajas perspectivas y, tras ligeras subidas de entre tres y un punto, mantienen sus indicadores en negativo: Alemania, con tres puntos negativos; Italia, con cinco puntos negativos; Reino Unido, con diez puntos negativos, y Francia, con catorce puntos negativos.

Los hogares en España están más cerca de recuperar la confianza en sus ingresos

Son ya seis meses de mejora de las previsiones de ingresos de los hogares en España. En marzo, con un empujón de seis puntos, el indicador que mide las expectativas de la renta en los hogares se situó en tres puntos negativos. Es el mejor dato desde junio de 2023. Con estos datos, España se sitúa en el puesto diecisiete de entre los veintinueve países, mejor que el total de la UE, con cuatro puntos negativos.

En cuanto a las grandes potencias económicas de Europa, destaca la recuperación de Reino Unido que, tras cuatro puntos al alza, ha cerrado marzo con el indicador en tres puntos. Cerca de los valores positivos también está Alemania, con dos puntos negativos. Algo más alejados, Italia, con trece puntos negativos tras una subida de siete puntos, y Francia, con siete puntos negativos, después de crecer seis.

Las fluctuaciones del indicador de disposición al gasto muestran un mes más que los consumidores en España tienen bastantes dudas sobre realizar compras en los próximos meses. Marzo ha registrado una leve mejora de un punto que no es suficiente para salir de la zona de negatividad, con diecinueve puntos negativos, en la que está instalada una gran parte de la población en España y también el resto de Europa. Este valor en el índice deja a España en la posición dieciocho de entre los veintinueve estados analizados.

Respecto a las grandes economías, Francia, con treinta y tres puntos negativos, deja de ser el país con las peores perspectivas tras mejorar diez puntos y cede su puesto a Reino Unido, con treinta y ocho puntos negativos, que ha caído además tres puntos respecto a febrero. Por su parte, Italia, en el puesto ocho del ranking de países, aunque ha descendido cuatro puntos, tiene el indicador en nueve puntos negativos, mientras Alemania, sin variación, se queda en quince puntos negativos.

Los consumidores españoles confían en que no sigan bajando los precios

Las previsiones de la población sobre una pronta bajada de los precios vuelven a crecer hasta 6 puntos negativos tras una variación de cinco puntos. El resto de los ciudadanos en Europa también sigue esta línea y espera una moderación de la inflación, como muestra el total de la UE, con quince puntos negativos. A diferencia del resto de indicadores, un valor negativo indica que los entrevistados esperan que los precios no sigan subiendo. Todas las potencias estudiadas de la región se muestran aún más optimistas.

En cuanto a la disposición al ahorro de la población en España, no hay variación y este indicador se mantiene en treinta y dos puntos negativos, en los puestos más bajos de la clasificación. Finlandia ha empeorado aún más sus previsiones hasta hundirse hasta los treinta y ocho puntos negativos.

Las perspectivas de ahorro de los ciudadanos en España continúan en niveles negativos extremos, algo especialmente notorio frente al clima general en Europa: con un total en la UE de siete puntos o con el resto de las potencias económicas en valores muy superiores: Italia, con veintiocho puntos, Reino Unido, con veintitrés puntos, o Alemania, con doce puntos.

La disposición al gasto de los europeos, continúa su ascenso con un alza de tres puntos

El indicador de expectativas económicas de los países europeos, con nueve puntos negativos, crece dos puntos en marzo en comparación con el mes anterior. Suecia, Polonia y Croacia registraron los niveles más altos, mientras que Estonia, Finlandia, Hungría y Austria se situaron a la cola.

Las previsiones de ingresos en Europa ascendieron al punto más alto de los dos últimos años, al mejorar cuatro puntos y dejar el indicador en cuatro puntos negativos. Croacia, Polonia y Lituania se colocaron en marzo en las primeras posiciones. Al contrario que Estonia y Dinamarca.

En cuanto a la disposición al gasto de los europeos, continúa su ascenso con un alza de tres puntos que coloca el indicador en veintiuno negativos. A pesar de que hay todavía un freno al consumo, se ve una pequeña mejora de la confianza en el continente. En las peores posiciones están Estonia, Austria y Suecia.

Por otro lado, la disposición al ahorro en Europa baja dos puntos en marzo y el indicador queda en siete puntos. La población con mejores perspectivas de ahorro vive en Suecia, Eslovaquia y Lituania. Finalmente, respecto a la inflación, las previsiones en el continente sobre una bajada de precios aumentan y dejan el indicador en quincepuntos negativos.

GfK analiza mensualmente las percepciones de los habitantes de veintinueve países europeos. Para ello emplea datos propios en Alemania, Polonia y Reino Unido, así como información recogida por otras instituciones bajo la coordinación de la Comisión Europea. Desde octubre de 2023, los datos de clima de consumo recopilados por GfK se analizan y publican junto con NIM (Nuremberg Institute for Market Decisions), fundador de GfK.

Los indicadores son el balance entre las respuestas positivas y negativas, analizadas con procedimientos estadísticos. Si un indicador es positivo, ello muestra que el análisis del consumidor en relación con esta variable está por encima de la media en una comparación a largo plazo. Para los valores negativos, la interpretación correcta es que el valor obtenido está por debajo.

Fuente: Modaes.es

AGECU - Asociación Española para la Gerencia de Centros Urbanos