Saltar al contenido

Las redes, el nuevo Dorado de la venta ‘online’

Las plataformas sociales han resultado ser el lugar ideal para buscar clientes.

En España somos algo más de 48 millones de habitantes; cada uno, como dice el aforismo, de su padre y de su madre… pero no en todo. Mecano ya reivindicó que existe una ocasión al año en que «hacemos por una vez algo a la vez». Hablaban de las 12 uvas de Nochevieja, pero hay algo casi más unánime: el uso de las redes sociales.

Y es que de esos 48 millones de españoles, casi 41 (40,7) tienen y participan en una o varias redes, según el Estudio de Redes Sociales 2023 de IAB Spain. Si Ana Torroja y los hermanos Cano no cayeron en la cuenta de esta casi unanimidad (son más de 8 de cada 10 habitantes) fue, simplemente, porque no existían.

WhatsApp, Telegram, Instagram, X (la red anteriormente conocida como Twitter), Facebook, TikTok… Todas ellas son lugares donde ver y ser visto, y desde hace un tiempo también son la herramienta para encontrar oportunidades de negocio y una ventana para vender productos y servicios.

En pocos lugares existen tantos potenciales clientes juntos como en las redes, por eso cada vez más pymes y autónomos utilizan estas plataformas como escaparates virtuales. Si la capacidad de llegar a tanta gente es ya de por sí una característica lo suficientemente atractiva como para querer tener presencia, vender a través de las redes supone también un ahorro de costes para esos pequeños emprendedores que deben cuidar muy mucho las finanzas de su negocio.

Hoy en día, quienes buscan El Dorado tienen un mapa que les lleva hacia las redes sociales, porque como también apunta el estudio de IAB Spain, el 21% de quienes se declaran usuarios de comercio electrónico utilizan las redes como plataforma para comprar. Un porcentaje que crece cada año, como demuestra el hecho de que, en 10 años (de 2013 a 2023), España haya pasado de un 32% de compradores online al 69% actual.

Con estos porcentajes el reto es encontrar la manera de aprovechar la oportunidad. Para ello, los principales actores financieros del país están desarrollando productos y herramientas que permitan a estos pequeños comercios realizar ventas directas a través de las RRSS incluso aunque no se cuente con una página web.

La herramienta que más desarrollo está teniendo en la actualidad son los TPV virtuales, una réplica digital de los terminales de punto de venta que todos conocemos -y que seguramente conocemos como datáfono-, pero con muchas más funcionalidades.

En el desarrollo de estas tecnologías están implicados desde pequeñas fintech hasta gigantes multinacionales como Visa o Mastercard. En España, por ejemplo, Banco Sabadell lanzó su propio TPV virtual (Smart Phone&Sell) para generar un ecosistema de venta interactivo e intuitivo, dos conceptos claves en las redes sociales si se busca una alta tasa de conversión o. dicho de otra forma, si buscamos que quien muestre interés por un producto termine adquiriéndolo.

También Banco Santander ha desarrollado su propio TPV virtual, Get Social Selling, enfocado casi en exclusiva a la venta en redes sociales y que, pese a ser un producto tan enfocado, cuenta con toda la potencia desarrolladora y tecnológica de la entidad.

Simplificar los procesos y ofrecer diferentes opciones de pago son dos de las mayores demandas de quienes compran a través de ecommerce, por eso es esencial aceptar los métodos de pago más demandados por los usuarios de RRSS, que son las tarjetas bancarias y Google Pay.

Si bien competir de tú a tú con grandes firmas es complicado, estas herramientas digitales permite a ese pequeño comercio incapaz de hacer frente a grandes inversiones o desarrollos, estar presente donde está todo el mundo o, al menos, ocho de cada 10 españoles. Si Mecano lo hubiese sabido a tiempo, los españolitos haríamos en redes no una, sino dos cosas a la vez: dar a me gusta y comprar.

Fuente: El Mundo

AGECU - Asociación Española para la Gerencia de Centros Urbanos