Saltar al contenido

¿Qué hay más allá del escaparate?

Los Premios de la Moda de Euskadi reconocen la trayectoria de tres firmas y sus propietarias desgranan las líneas maestras de las mismas

El Departamento de Comercio del Gobierno Vasco ha reconocido una vez más, y ya van cinco, dentro del marco de San Sebastián Moda Festival, la labor de tres firmas vascas que el sábado recogieron en San Telmo los Premios de la Moda de Euskadi. El viernes, se dieron cita en un ‘face to face’ celebrado en DV Gunea y en el que repasaron sus trayectorias, hablaron del presente y analizaron el futuro. Leyre Doueil ha sido galardonada con el Premio Diseño y Artesanía, la tienda Vintage Closet con el Premio Sostenibilidad, y Berriz Moda como ‘Concept Store’ más destacada.

Abrió la jornada Elena Moreno, directora Comercio del Gobierno Vasco, y lo hizo para agradecer a las presentes «su generosidad de compartir vuestra experiencia, porque es algo muy inspirador». Moreno considera que, cuando se habla de comercio local, «muchas veces nos quedamos en el escaparate, en la belleza que sus comerciantes nos quieren trasladar, pero no vemos la gran transformación que están viviendo o los retos a los que se enfrentan. Estos premios buscan poner en valor a esa gente que con su trayectoria y apuestas lideran esos cambios desde la moda y el comercio local».

Tres historias diferentes

Las premiadas fueron pasando primero de manera individual por el escenario, para mantener una charla con Laura Chamorro, directora de SSMF. Rompió el hielo Nagore Dendariarena, de Vintage Closet. Reconoció estar viviendo «un año complicado, con la apertura de una segunda tienda; este premio llega en un momento muy apropiado». Nagore es de familia de comerciantes y considera que «el vintage es mi ADN, pero va más allá de la moda y no es solo segunda mano: es algo antiguo, que tiene un valor añadido por su calidad». Ellos seleccionan mucho las prendas, «es una ardua tarea que incluye viajes a París, Inglaterra o Alemania». Cuenta con una clientela «muy diversa» a la que vende y asesora. Su momento más complicado fue la pandemia, «era entrar a la tienda y echarme a llorar».

Después llegó el turno de Leire Doueil. Tras un viaje inspirador a India, fundó Leyre Doueil. De familia con tradición textil, no oculta «mi pasión por lo artesano y hecho a mano. Me crié entre mostradores y no concibo otra vida que no sea la tienda. No es un trabajo, es una forma de vida». Leire cree «en el pequeño comercio y en el trato con el cliente, es lo que echo de menos al estar hoy en una plataforma online». Sus diseños salen con mucha frecuencia en el ¡Hola! y recuerda la locura que se formó cuando la reina Letizia vistió uno de sus diseños: «supe que la habíamos liado. Nos quedamos sin tejido». La vizcaína reivindicó el valor del comercio vasco: «Lo hacemos bien en Euskadi: somos majos y formales».

Terminaron esta ronda de entrevistas María Echezarreta y Maialen Barandiarán, cuñadas que llevan ya unos años al frente de Berriz Moda, esa tienda que trae ‘marcones’ a Beasain y Donostia. Reconocen que en el mundo de la moda todo ha cambiado, al igual que lo ha hecho su relación con las marcas. Ahora, que están mirando qué traer para verano de 2025, sabe que para acertar, deben estar en las calles y en las redes sociales. Cuentan con una clientela fiel, fueron pioneras en el salto al mundo online, dan una gran importancia a la gestión del ‘stock’ y definieron el ‘estilo Berriz’: una mujer joven, ‘cool’, y que está a la última.

Muchos temas en una mesa

‘Bueno, bonito y sostenible, pero no barato’ era el tema de la mesa de diálogo, pero se hablaron de muchas otras cosas: se analizó la situación del comercio local, se puso el foco en esos alquileres que ahogan a los emprendedores, se trató cómo cambian los hábitos de consumo, se abordó el reto de la digitalización y, aunque sin dar cifras, todas recordaron cómo había sido el ticket más elevado que habían facturado.

Y, cuando se les preguntó por el futuro, por cómo se ven dentro de dos o tres años, todas se sinceraron. Dendariarena deseó tener para entonces una tienda online, su asignatura pendiente; Doueil pidió más tiempo para ella, para poder disfrutar cuidando de sus flores y plantas; y en Berriz se imaginan en una situación similar a la actual, si bien desean una calle Fuenterrabía en Donostia que haya vuelto a florecer.

Fuente: diariovasco

AGECU - Asociación Española para la Gerencia de Centros Urbanos